Nieblas de radiación y nieblas de advección

En lo que sigue se hará referencia únicamente a las “nieblas de radiación”. Por ello conviene distinguirlas de otro tipo de niebla, también frecuente, y denominado “nieblas de advección”.

Nieblas de radiación. Estas nieblas ocurren en las noches claras (sin nubes) y calmas (sin brisas) cuando el terreno se enfría por pérdida de calor por radiación, hacia el cielo descubierto (noche clara) enfriando las capas bajas de la atmósfera. Si hay humedad disuelta en la atmósfera y el enfriamiento es suficiente, ésta condensa y la visibilidad se reduce considerablemente en dichas capas bajas (decenas de metros sobre el terreno), no alterándose la visibilidad en las capas altas      

Nieblas de advección. Estas nieblas son producto del transporte de una masa de aire con humedad (agua en fase gaseosa), hacia una zona donde dicha masa se enfría y por ello, si el enfriamiento es suficiente, condensa la humedad contenida en la misma. La humedad, condensada en forma de pequeñísimas gotas que quedan en suspensión, reduce la visibilidad a través de la totalidad o en parte de la referida masa de aire húmedo (habitualmente en la parte alta de la masa de aire húmedo)

Las nieblas de radiación y la seguridad vial

Por lo expuesto en la sección anterior las nieblas de radiación reducen la visibilidad en las zonas bajas de las carreteras donde suele haber mayor humedad y, en las noches claras y calmas, se registran allí las temperaturas más bajas. Por ello, es en estos tramos bajos de las carreteras donde se presenta este tipo de niebla.

La seguridad de los vehículos se ve afectada de la siguiente manera. En los tramos altos de la carretera el automovilista tiene buena visibilidad (cientos de metros) pero al ingresar en una zona baja, con la niebla de radiación presente, dicha visibilidad se reduce a pocas decenas de metros y por ello el peligro de colisión aumenta significativamente.

Como consecuencia de lo señalado, el control de este tipo de niebla evitando su formación en aquellos tramos viales de particular sensibilidad (como lo son los tramos donde existe el cruce de personas) pasa a ser un objetivo importante en materia de seguridad vial.

 

Ver siguientes capítulos: